martes, 30 de noviembre de 2010

del otro lado nunca hay nadie. soñé tres noches seguidas con lo mismo. pero nunca pasó. no era premonición. simple deseo. con la excusa de la abstracción y la metáfora la refelxión me viene quedando hueca. con la pretensión de eso que no sé bien quedo mudita y vacia- mientras los blogs políticos se multplican y yo declamo brillantemente pero no baja. brillantemente dije? bue. otra vez la madrugada y la nada en el estómago. la soledad. y el encierro. la seudopizarnik que se me aloja y los libros que me miran con desprecio. no hay manera de anclar. las baldosas se transportan lejos de mí. mañana conozco poetas nuevos. esto no dice nada. total nadie me lee. pobre. y perra. y peronista. andate a la mierda florencia. si no vas a escribir andate bien a la mierda. perra.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Viel Temperley

      Elegía Argentina

                                            Para mi madre




Los caballos se bañan en el río

y yo me baño en el río con los caballos.

Sus crines y sus colas

son de agua sobre el agua,

como fuentes que fluyen

desde la arena al aire.

Y yo me baño en el río

pero bebo las crines

y las colas de los caballos.


El agua rueda desde Dios

y se desliza por sus ancas

y se bifurca en mis caderas.

Más que el río y la lluvia,

sus crines me humedecen

el pelo.

Es una tarde de verano,

de un día que no existe,

y en un país que no se tiende,

ya,

a la sombra de sus caballadas.


Esta tarde, Dios habla

en los saltos del río

para nombrarme caballos

que todavía yo recuerdo.

Caballos que la lluvia volvió de lluvia

y que se fueron tormentosos,

hasta que el sol los evaporó.

Y recuerdo el caballo

que murió con un ojo estallado por su dueño,

cuando mi madre era muchacha

y los carreros la saludaban

con el mismo silencio

que las dos torres de nuestra casa.


Y recuerdo otros caballos

que galopé en el sur

y que montaba en pelo

por una laguna de sal,

contra el viento que olía a mar, hasta que la lluvia

lo lavaba en la arena.

Y recuerdo caballos que fueron de mi tatarabuelo

y que eran iguales a los míos,

iguales a todas las caballerías

tormentosas por estas tierras.


Son los mismos caballos

que se bañan en el río

y que Dios llama por sus pelajes

con palabras que suenan

como los nombres de los ángeles.

Porque el pelaje de los caballos

tiene nombres angelicales

y la palabra azulejo

traspasa todos los cielos.


Dios les habla y me habla

con las mismas palabras

cuando el ruido del agua

es el silencio de todos los campos.

Los nombra y me nombra

en un país que no se tiende,

ya,

a la sombra de sus caballadas.

Y es una tarde de verano,

de un día que no existe

o que existió sólo en la pampa.

Pero montado en los caballos

siento mi cuerpo contra el río,

nado entre crines y galopo a Dios

y mis ojos se hunden

profundizados en su pecho.


Dios juega con los caballos

en sus manos,

palmotea y sonríe a los más humildes,

a los más castigados;

al que conoció mi madre cuando era muchacha,

muerto con un ojo menos

y que bajaba hasta el río

sin descubrir la razón de sus heridas,

y a todos los que rodaron

cuando los hombres afirmaban

que el cielo era para los hombres

y que las tardes no eran como yeguas

tendidas entre ángeles.


Yo entonces no conocía

el cielo de los caballos,

pero rezaba por ellos todas las noches,

y era un niño que rezaba por los caballos de Dios,

y era un niño al que Dios

perdonaba sus insolencias

porque rezaba por los caballos

y lloraba por ellos

y les prometía un dios omnipotente,

que los convertiría en ángeles

aunque los hombres se negaran.


Un Dios con el que soñaba mi madre

cuando era muchacha

y ya me descubría

descalzo por la arena.

Cuando los carreros eran silenciosos

como las torres de nuestra casa

y los jazmines eran argentinos

porque eran nuestros,

dando la vuelta al patio

hasta la noche,

en que la patria era en el cielo.







Héctor Viel Temperley (1933-87) de "Poemas con caballos" (1955).
sacar el polvo de todos lo rincones. de todos los sitios ocultos. mover las cosas. cambiar el aire. hacerle espacio para que circule. corredores. el aire más puro que se pueda en ciudad de mierda en la que vivo. más o menos a eso me dediqué estas horas pasadas. también leí en voz alta y al azar unos poemas de emily dickinson. es maravillosa y me pone mística, creyente. sagrada? no sagrada, no. habla de dios. como viel. que también me hace llorar. cuando ciertos poetas hablan de dios yo lloro. es el amor, ya lo sé. o es dios? cuando viel habla de dios y de los caballos de dios yo me muero. me muero. algo así me ronda en la garganta.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Yo quise

Yo quise - te lo juro.
Yo quería
gritar, enloquecerme
recibirte desnuda
tenerte yo.
Tenerte.
El lugar era inmenso - no era silencioso
ni tibio ni de tierra.
no pude estar descalza
ni tampoco fui bella.


.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Somos las mismas de siempre (todo entre comillas y con x)

colmada repleta de información sobretodo política no paro de pensar. los espacios son infinitos. sería una estupidez hablar de lo que siempre se dice sobre las divisiones y subdivisiones. salto el tema y me contesto que es una cuestión de afinidades y que mientras haya buena leche se salva todo. mientras haya buena leche. creo que la hay. en el interín las que andábamos sueltas (jamás en la reputa vida creí que me iba a caber esa palabra en este contexto.pero me tengo que hacer cargo que si hace un par de años me solté -y me escondí- soy suelta. qué oprobio.) veremos donde nos encolumnamos. supongo que será un proceso y habrá que pispear qué es lo menos parecido a eso que me espanta: el verticalismo, el machismo, el binarismo. o sea, la vida misma. nada que no sortee día a día. milímetro a milímetro. lo que me espanta y alimenta mi soledad (y me hace soñar con la escritura como forma absoluta de independencia y autonomía). salvo que apremie una estrategia. identidades estratégicas. y es la que creo la posta. "soy" según el aquí y ahora que me requiera. y no cabe la traición porque me requiere la vida y la libertad. o sea el lado izquierdo de la calle. siempre. devengo política. y no me rompan las pelotas. y la explicación sólo me la van a escuchar los allegados (puaj de palabra-y eso que no tomé whisky todavía) porque para las "afueras" tendré la camiseta, la bandera y el volante listo. cristina 2011.

.

me rezo


me distraigo


las uñas azules no me dicen nada


la autorreferencia ya es un incordio


en el estómago.

desbarranqué

si querés escribir, escribí.
y salí de este lugarcete forro.
odio esta persona impersonal desde la que hablo. que vengo a ser yo pero disfrazada de otra. una especie de super yo baja linea que dice lo que esta bien o mal. una eterna canción de los redondos. de la renga, peor.
esa mania del aforismo.
ideas solo en las cosas. y yo contemplo y contemplo pero no me sale. leo a los anglo y no sale.
y hay como un fuego en el estómago.
uno de catarata de versos concatenados
a lo prosa rosa
sueltos revueltos
nada filoso ni corrido ni áspero. nada de lo que me calienta.
no hay rigor en esto, lo sé y me odio. y otra vez la obsesión: a quién carajo le importa si yo me odio?
nunca más catarsis en las letras dije y acá estoy hecha una forrita saca mierda de adentro. desacatada escribiendo a las 7 de la matina.
saco saco saco
y? y? y?
nada sale nada sale nada sale
la reflexión encuentra paredes en las letras
y me duele.
pero mientras tanto siento inmenso placer en no poner comas. y saludo a carrasco que las pone tan raro.

viernes, 12 de noviembre de 2010

todo es mentira. ahí voy a nadar estos días. está decidido.
la cara durita rigida durita asi de ojitos pintaditos tenés para mirarme y sonreirme de mentira. no te creo. ni a vos. ni a nadie. ni a mi me creo. farsa total y absoluta. ficción. y seguimos nadando igual en este mar de mierda seca donde cada tanto sale una florcita. y me la quedo.
estoy esperando que me escriba maria del carmen. esa es la esperanza de hoy. la maria ya escribío precioso mail que me hizo bien.
la política vuelve a tomarme la cabeza como antes. la amigas siguen ahi. y dan vueltas y hacen huella.
no me gusta tanto esta ventana.
me voy.

(a la mierda. segurísimo.)



.
y a vos qué te importa si yo hago lo que quiero y lo que puedo con mis palabras? no me escuches si no te gusta. no me busques. no me mires. la puerta es el lugar más seguro. debajo de los marcos parate si viene un terremoto. viviendo esta vida de mierda todos nos pasamos buscando un lugar seguro. no vale patear al que está al lado de corazón abierto. de corazón en la mano. asi no es. no es aforismo. es puta mala leche. es soñar despierta que va a llegar ese lugar con esa camita de libros.


.
muerta. año tras año muerta estuve muriéndome adentro de mi casa. una muerte naturalizada y crónica. que se despliega a lo ancho de mi cuerpo cubre mi cara mis manos atadas y la muerte ahi sonriendo siempre esperando. el arrojo es algo que ya no me interesa. yo no intereso. ni a mi me interesa lo que tenga para decir. resulta que pasan cosas graves. que pasan cosas en todos lados y que parece que hay un movimiento inusitado, que es bastante conservador pero es movimiento al fin. pasan los libros por la mesa de luz. pasan de la biblioteca al piso del cuartito y pasan por mi cabeza. afuera parecen pocos. a mi me parecen nada. la nada misma. muerta. aislada. marginal de todo, sin saber bien cual es el punto. de pronto me desperté. y ahora muerta me recompongo.


.

martes, 2 de noviembre de 2010