jueves, 30 de junio de 2011

seguimos probando

la vida golpea. golpea. ultimamente hay un sentimiento que me parece el peor de todos. el desagradecimiento. la persona desagradecida. que no puede reconocer lo que la Otra (je) ha hecho por sí. je je je. muy mal redactado eso.
hoy estoy sucia y desprolija. 
en estas letras porque afuera me pongo vestidos y tacos. bajitos.
me gustan las medias y las uñas con brillito.
mentira.
verdad.
no agradecer es no ver que una no puede todo sola.
no ver lo que las demás te dan es creerte que sos diosa.
sí, toda en femeninA.
eso.
no ver.
y yo que hago con eso?
me enojo.
sufro.
y?
sigo.
vuelvo a dar y pongo la otra mejilla.
es buena esa. 
vos la ponés y sabés que hiciste todo y que la otra que no puso, que no vió, que cree que hizo sola que siga que ya se le va a notar. epa nena eso sabe a rencor...
bue.
no hablo de parejas. ahi lo de agardecer es otro tema.
hablo de la vida.
de los dias y las noches de alejandra sola
llorando la misma pena que lloramos todas las poetas
la soledad
y el miedo
la locura y 
la incomprensión inconmesurable
la huída a la cueva donde escribir y comer
y soñar con suicidarse
yo, mi hijo
alejandra, ya sabemos
el mismo año que yo nací
se llamaba Flora 
también flora
y no sé si fue por eso o por la manía y la fe y el goce de no saber quien soy que así me puse.

Hoy después de tanto tiempo...

Y yo sin palabras. Mi teclado de siempre ausente. Casi muerta mi máquinita nueva. Quizás la reponermos. Con los repuestos dicen. Si se consiguen, dicen. Y si no capaz salvamos la información. Esperemos. Hay una obra de teatro por la mitad en esa maquinita. Ay. Sí. Adivinaste papá. Yo sin bakap. Decías que me mate por imbecil. Para qué? Veremos que pasa. Este es un texto de prueba. Laflorademadugada no conoce esta maquinita nueva y vieja que vino desde Escalada enviada directo desde el seno de mi casa paterna. Porque fue mi padre el que me facilitó esta pc que ahora estoy reconociendo. Con un teclado que no ,e cierra. Era tan suavecito aquel...
Ay que dias de locura
inisides
no voy asalir del nido
del nudo
prefiero afuera
al costado

ahora todos los poemas de este tiempo están en un cuaderno. ahora  apasarlos. eso es lindo. ves?
pero algo se terminó.
el ritual de las noches se ah interrumpido hace mas o menos un mes? no sé...
una vida...
y yo aca sin poder tejerme con la noche
hoy no
en un rato no sé
las manos frias
el sueño viene
hay whisky
y?
nada
de nada de nada

UN TEXTO DE PRUEBA DIJE CARAJO.

miércoles, 22 de junio de 2011

Solo de paso

Llueve mucho y yo afuera de mi casa. lejos de mi nido, en este lugar tan h{umedo y frio. NO querñ{ia escribir desde aca. No hay acentos en este teclado que no conozco. No hay rincon. Alguien. Un hombre malvado. Una bruja podria estar espiando desde atras. El hombre podria estar leyendo este texto o esperando para violarme a la vuelta de la esquina. En esa vereda oscura antes de llegar a mi edificio. Los murcielagos vuelan bajo a veces. Y mi espalda tiene ese ojo. Pronto me voy a dibujar entera. Hojas verdes para calmar el dolor de ahora. La tristeza de estos tiempo. Nadie sabe si esto es verdad. Nadie escucha esta sombra de letras. Los extraños ya no aplauden pues esta montonerita ya no baila en calzas. Lo he dicho. La pastillita mia no pega. Y el espejo es cruel. Aca van los violines y la melancolia. No hay acentos. Tengo miedo de este ciber. Que palabra horrible. Y si alguien entra y me mata? Justo ahora que hay tanto por hacer., Chau. Me voy. Mis poemas del miedo no salen. Pero el vertigo de esta silla con feo olor me pone inocomoda como para poder publicar por primera vez en dias este texto feo y sin corregir. Mientras me mareo.Y me caliento. Guau.

Libertad
libertad
libertad...

AnarquiA para mi por favor...


Y un poco de amor. Tambien.

jueves, 2 de junio de 2011

"Quiero que me expliques tu amor por Cristina". Mis amigas sin paredes. Mi esperanza come de acá.

Hola Flor, Uso esta entrada para pedirte algo que hace mucho pienso pedirte. Quiero que me expliques tu amor por Cristina. Yo sé que ya se te ocurrieron un millón de cosas para decirme. Sin embargo, hay una circustancia que quiero, necesito, consideres: Yo no sé si la quiero a Cristina. No me vas a contar todo lo que me vas a contar para compartir como compartís con amigas que la quieren. Necesito que me lo cuentes trasmitiendo fundamentación, sin dar nada por sentado, sin asumir información. No es que yo no sepa nada de ella, claro. Pero con lo que sé, no puedo aprehender eso que vos sentís. Y como tenemos creencias y/o valores en común, quiero probar, quiero ver si a través tuyo siento ese sabor que vos sentís. Estoy confusa. Nací en el seno, en el ombligo, de la burguesía anglosajona. Mis abuelos son esa gente que no se lleva bien con el peronismo. Yo soy burguesa. Y curiosa. Extraña combinación. Entonces me salí del ámbito de lo conocido para conocer. Para encontrar preguntas. Hoy, estoy llena de preguntas. El 24, día de mi cumple, una alumna me regaló una escarapela K. A la noche, la tenía puesta. La mitad de mis me decían, "qué buena escarapela". La otra, "che, Val..., esa escarapela es K, ¿sabías? (se sobreentiende el tono)". No soy hipócrita. Conozco más el mundo anti peronista que el peronista. Gente muy copada y que respeto (como vos) es peronista. Quiero que me muestres eso que vos sentís, que intentes contagiarmelo. Que estés dispuesta a escuchar argumentos antiperonistas,que son los que mamé, y que siento propios. Que me ayudes a nutrirme del mundo que encontré cuando me salí de lo conocido. Que me ayudés a definirme un poco, a encontrar una síntesis entre aquello que mamé y siento propio y aquello que encontré cuando me lancé a lo desconocido. Juntémonos prontito. Posta. Si te prendés, tenemos mucho para charlar. Besotes. Val.

Libre de humo...

Tres de junio

                                                                             A vos, desde vos, ya sabés.

Algo late
insistentemente
suena
y resuena
en mi piel
adentro
las maderitas de tus ojos
alumbran
el sol
que te habita
rueda en mi ventana
hace temblar mis oscuridades
los pulpos del amor
y sus consecuencias
mágicas.

miércoles, 1 de junio de 2011

Forrita

    Suena muy lejos una sirena. De policía, de ambulancia, de bomberos. No lo sé. Indefectiblemente me asusta. Esta ciudad me asusta últimamente. Hoy la mujer del portero me preguntó con la peor cara de desprecio a qué piso iba. Mientras mantenía la puerta cerrada, impidiéndome el paso. Me conoce. La miré muy fijo. Tenía lentes oscuros redondos que le tapaban casi toda la cara. Debo confesar que sentí goce al saberme veinte centímetros más alta y quilómetros más linda. La vi sufrir. Sostuve esa tensión unos segundos y le respondí seca: Vivo acá. Automáticamente, con desdén, me largó la puerta sin decir ni una palabra. Sentí rabia. Pasé. Y largué la puerta también. Casi obligada. Subí hablando sola. Contestándole. Pero ¿desde cuándo yo me siento superior a alguien? ¿Desde cuándo me siento alta y linda? Entré a la cocina y grité de modo que saliera por la ventana, hacia el pulmón del edificio: ¡votantes de Macri!. Por un rato no paré de murmurar que esta ciudad es una mierda. Fuí tomada por ese odio extraño, sin razón. Esa sensación instantánea de pelea a flor de piel. Esa mirada tras los lentes buscando guerra. ¿Y el desapego? ¿Y eso de no ser reactiva? Me relajé. Un amigo se fue a vivir a Córdoba, al monte. ¿Cómo será vivir lejos de las mujeres enanas de los porteros de edificio?

Panfleto rabioso. Ni fachos. Ni machos.



No tengo ganas de hacer estrategias, de especular.

No tengo tiempo de tramar, de sacar cuentas.

No comprendo las segundas intenciones.

No me cabe el morbito basado en que nos asustemos. Aunque sea un segundo. Un pequeñísimo segundo de la vida, es vida. Es un montón. Y ningún segundo de vida merece ser vivido en temor.  En oscuridad.

Al dolor, ni la punta. ¿Se entiende?

El cuentito ese que reparten (y las bobas se lo creen) de que el amor sin dolor es puro aburrimiento y letargo. Un asco para que te dejes callar y te quedes cerca del perro ladrador. El de turno.

El amor con dolor no es amor. Es caca.

No me gusta el jueguito de si no si no si no si no.

O ese otro de hacer que vos decidís. Vos mandás.

Me harta la putez del macho argento que cree que la mamá es lo más grande que hay. Aunque haya ido al psicoanalista y lo disimule bien.

La palabra puta en tu boca de machito nunca es un buen chiste.

Es mentira que tu histeria es un jueguito. Es el disfraz de la cobardía. Es histeria y no te enteraste que nada te va a pasar porque juegues a si si si si si.

Lo otro es neurosis, Mabel.

O perversión. La profunda necesidad del machito de dominar. De domarte. ¿Acaso no la escuchaste? Y te hicieron creer que era un piropo calentón.

Basta de repetir la calesita del horror.

¿Qué hice yo para merecer esto? Hay que hacerse cargo de nuestras sonrisitas de cotillón para que nos saquen a tomar un helado.

Pero crecimos.

Correte que me estás tapando la luz, nene.

Digamos, no me rompas los huevos. Sí, los huevos. Porque en este texto malo y rabioso me han crecido huevos. ¿Y?

ay
ay
ay


Pobres machitos argentos.

Sus mamás les enseñaron que ellos eran lo más importante.

Y ahora pasan la vida tratando de mantenerla en alto.

ay
ay
ay

Pobres machitos argentos.

Les enseñaron que para ponerla hay que ser recios, malos, distantes, machotes.

Y asi es que gastan años y años en poses extrañas

y pocos

pocos

pocos

orgasmos.

No tenés idea machito lejano mío y chiquitito que hay mucha más fiesta que comer asado y rascarse las bolas.

Que es mucho más gustoso cuando te haces cargo de que tenés cerebro. Aunque exageres. En esa te compro. Te banco. Te beso.

Y por eso

machito

cuando vos sólo me mirás

de atrás

me quedo

siempre

soñando

con que

me habla

toda una noche cerquita

al oído


martin caparrós

o

mejor me callo.

je.

Viva Perón, carajo.












La vida es una calesita

Algunas tenemos la palabra
que viene
sin buscarla
ahí el seguro de la paz eterna
el resto es mierda.


El odio puede crecer.


Nosotras
dejaremos que circule
trataremos de no morir
de hablar de política
como ahora
en que los rincones nos sonríen.


Ustedes
perros cabrones
en el centro
rodeados de machos
sólo de machos
que gritan
ustedes
sigan sin vernos
sigan creyendo
que ganaron.


La vida es una calesita.