jueves, 17 de enero de 2013

seudo soneto para vikingos.


Perfecto el animal
late                              
en su extremo

¿o se evapora?
¿o se estremece?
¿o se regodea?

lo pienso hecho
con barro
con fruta
con miel

se arroja hacia la sangre
rodando entre las ideas.


lunes, 14 de enero de 2013


con traspié de fondo
con el aleteo interno
azul el estómago de la dama
trágica
pierde la cordura cuando él
la mira
de costado.


lunes, 7 de enero de 2013


Tu cuerpo
el de las sombras
vació un miedo.


Brilla tu espuma.


Susurran
tus manos
danzas en mí.

domingo, 6 de enero de 2013

sábado, 5 de enero de 2013

de Olvido García Valdés



Es raro que seamos tantos en el mundo
tantos en esta ciudad
y que no haya nadie,
casi nadie a quien no mentir.
Ayer leía fragmentos
de prosa autobiográfica,
alguien se describía salvaje
o masoquista en un desierto
africano y hablaba con un ojo
puesto en su salvajez -así decía-
y otro puesto en Europa;
resultaba curioso
que no hubiera manera de tomárselo en serio.
Qué distinto hablaría, pensé
una mujer, ciertas mujeres cuyos nombres
me vinieron a la cabeza,
o qué bien este otro
modo de no contar las cosas y contarlas
que algunos hombres tienen
si no son en exceso afirmativos
o mercaderes; no mentir,
no mirarse el ombligo, no ser
delicuescente, no llegar
al decálogo.

miércoles, 2 de enero de 2013



I-

Es imposible el esconderse de la poeta
en la línea de la hoja
desde donde se lanza
porque la empuja el verso o el varón
la duda, el hijo, la existencia
de los cipreses en guernica.


II-

Narra como respira y como siente.



Querido Diario:



cuando todos se vuelven tiernos
o sexuales
pero se vuelven hacia mí
al mismo tiempo
y pienso de qué está hecha la verdad
y pienso que no existe
siento miedo

cuando hay dudas
un transitar la vida del quiosco
a lo de mi abuela
entrar a casa después de dejar a mi hijo
con mi mamá
para tratar de corregir
y prendo un cigarrillo
y la cabeza se me llena de ojitos
claros
de manos
de la más profunda soledad
no siento nada
hago té de manzanilla
mate constantemente mate
y escribo
no este poema que es ahora de noche
sino eso que se supone que busco
de día
cuando soy seria
y otras están en una oficina
y yo trabajo corrigiendo un poema
en ese horario
de tarde
horrendo horario en el que sólo habría que
emborracharse con un hombre que quiera tirarse
en una cama
a escucharme recitar.