martes, 29 de abril de 2014

Arrinconadas.


como una castaña 
al natural pienso en volver a
tener al viento
atado
entre las piernas

no debemos usar medias largas
polleras nos corresponden
medias a la rodilla
zapatos lindos

el viento nos vive entre tanta pierna
cansada de llorar

no somos nenas prohibidas

somos nenas difíciles

¿sí?

tenemos una remera con el cuento de turno
todo escrito todo planteado 
en la espalda el cuento empuja
hacia el mismo punto 
siempre
el viento persiste suave contundente 
y el cuento nos hace 
bobas
el rol no nos gusta y al hacerlo mal
somos bobas

de vez en cuando aparece un
muchacho 
uno con ojos siempre con ojos
y manos

un muchacho que se da cuenta de que
la bobera es huída
de que no somos las del cuento
pero tampoco estas
las nenas prohibidas y malas que
piden perdón cada dos frases
las nenas que ladran y ruegan
caricias
al mismo al que tememos
tanto

eso es algo que nos viene de chiquitas
un problema con los bichos
estos monstruos
oscuros que
nos gustan
nos asustan
y no sabemos cómo
ni cuándo
ni por qué
se meten adentro del rincón
con hojas.

Al rincón.


esconderse es una opción. encontrar un rincón seguro. sentarse en el piso. espalda contra la pared. piernas contraídas. en principio eso. el aire tiene que ser silencioso. azulejos mejor. los baños son buenos. ahí no entra nadie si vos no querés. entre la pileta y la bañera suele haber espacio pequeño. quizás demasiado rincón. del otro lado. frente al bidet. al lado de la puerta. hay rincón. pero está la puerta. claro. esa elección tiene una en contra y una a favor. a saber: el afuera está cercano y podés escuchar las voces humanas. la puerta está totalmente controlada y tu soledad segura. al rato de llegar al rincón, el cuerpo empieza a relajarse. podés estirar las piernas. fumar un pucho. un vaso con whisky es el sumun. respirás el silencio desde ahí. en ese cuadrado sólo hay azulejos y silencio. nada de personas. de miradas. de pensamientos indeseables. opiniones tampoco hay. de súbito, aparecerá tu voz. tu voz con vos misma. vas a poder decir los secretos que nadie sabe. le podés hablar a él. podés insultar a tu mamá. explicarle a tu papá qué es eso que nunca vió y ahora puede. podés rezar. en voz baja todo. y tranquila. en el rincón el tiempo no existe. todo es aire y azulejos. tu cuerpo en el piso frío. y quedarse así. echada. como una perra. sola. quieta. y fugando.

domingo, 27 de abril de 2014

Querido Diario:


Puedo escuchar a los perros del barrio ladrar. Lejos. Y los escucho. Escucho los árboles. Mi árbol de la infancia, en la puerta de mi casa, me estremece. Puedo quedarme mirándolo por ratos y ratos. Y pienso si se acordará de tanta vida junta. Si extrañará a mi viejo. Me siento en donde estaba el umbral. En el exacto sitio donde me sentaba a pasar la tarde. El árbol es mi referencia. En ese escalón fuí feliz. El árbol me conmueve. Me abraza. Me desborda y no entra acá. Salimos y entramos de esta casa tantas veces. Por tantos motivos. Volví cuando mi padre ya se había ido. No fué justo. No entendí esa parte. No. 

viernes, 25 de abril de 2014

Oh, oh, vos, la noche, los vicios. Y todas las sillas del mundo.




la boca presiente el humo que
no llega
tu voz me empujó lejos
cerca de mi piel
adentro
donde estuviste 
vos
el otro día
cuando dijiste bellezas de

que me dejaron
todo listo en cada rincón para que
yo no me olvide de cada
mano que tenés
porque tus manos son lo más
inolvidable que 
yo conozco de cerca
me acuerdo
me acuerdo
me acuerdo
cómo hacés cuando llegás
y corro
a abrirte la puerta
y te veo
parado paradito pienso yo
te evoco sonriendo
con los ojos
y esa manera de mirarme fijo
que no puedo calmar
ahora que fumo y 
tomo

se terminó el tabaco
y pienso
en 
los vicios que compartimos
las sillas que nos gustan
los fantasmas que no tenemos
en
tus manos
tus manos
tus manos
que son todo
en estos días que corren en
este otoño
en que con esa vocal suena mi asombro
cuando pienso
oh oh pienso
que afortunada
de haber salido
a mostrar lo que me gusta de

para que un día vos y tus 
mariposas negras
se decidieran a
cortarme.

jueves, 24 de abril de 2014


respirar. en plazos. esconder. el alma. detrás. del corazón. no soñar. nunca. más allá. lejos. de las marcas. del conejo blanco. o perdés. perra.

miércoles, 16 de abril de 2014


no hay columna que sostenga lo que hace fuerza por caer desde hace años. en mí. 
no puedo ya. contener el desbarranco, la intemperie, lo que se pone oscuro.
en soledad me repliego.
no logro hallar punto de fuga.
me detengo. respiro. tórnome porosa. miro abierta. el escenario.
nada.
ni yo.
ni vos.
ni nadie. que me diga que el espejo es aquel. 
que este es mi nido.
para cuando las pestañas no llegan a tapar
el dolor intestinal que
produce
la muerte la locura
el presente
el escarmiento aquel
en esa noche.



viene así. Carta. o Diario.


rimame que me gusta
saber que tus palabras terminan
donde empiezan las ramas
las planicies
los caballos pampeanos esos que dice viel
esos que no conozco pero
sueño
y
me hacen acordar a vos
venido de antes de no sé 
dónde
estabas con el cuaderno
tu socavón infinito
en la hoja 
buscando 
un alma una premisa
una sombra de vos.


(todo una cursilería.

lo mío viene así.


seguiremos intentando no ser esto

que somos
ser más punzantes
más filosas
irónicas
perras
putas
locas
malas
y
cosas por el estilo
que hacen que los poemas
salgan mejor.)


Por lo pronto, querido amigo
si decís oh flora qué feo este poema
contestate que es un diario que
te sirve para saber que siento
cuando atardece
y lleno
de estos versos
el vaso
que vos dibujás.


seguridad seguridad


raspando el borde de mi cabeza me arrincono. en mi pared. adentro. y me veo. pequeña y temerosa. gritando, también, de rabia. por lo injusto. por lo que no se da. lo que no sucede. los que no me ayudan. los que no me quieren. los que no. no. no. me arrincono y, a salvo, pienso en los que sí. y ahí va el camino vistiéndose (el camino visténdose, escribí! a ver que sigue. payasa). y ahí va el camino vistiéndose de otro. tono. más potable. el miedo es algo que late y no cesa. las manos siempre quieren tener soledad o amparo. el a medias la complica. si me agarrás fuerte de la mano como el otro día en la cama, yo me siento segura. no me importa que después te tengas que ir. no me importa no saber bien cuándo cómo dónde. sé que me diste la mano mientras dormíamos. fin. pasame el whisky.

domingo, 13 de abril de 2014



¿quién podría caerse de esas manos?
¿quién podría decir que no abren, no empujan, no sostienen?
¿quién quisiera quedarse sin tus manos? 
Tuyas. Las manos
que
me sé
que
me gustan.
Tuyas.
(Con T de Tanto y de Ternura)

lunes, 7 de abril de 2014

Ya (O mi foto)


                                                        A vos, 

No sé
cómo 
se 
hacen
                     
                        el amor

Oh

                    la libertad

Oh

                     la ternura


de antemano


más
sí 
creo
saber
cómo
voy
a
acercar
me
a
tus
ojos
cuando 
vengas 

                       a verme.





miércoles, 2 de abril de 2014

un devenir proletario (play antes de leer. moverse mientras se lee)


irnos
vos y yo
irnos 
lejos
sin nada
nada
sólo suena
música
en la casa de al lado
quiero la mesa y
el vino en 
tus manos cortando
el aire
acercándose a mi 
respirar yo
mi aire atravesando
mi cuello
la piel
la carne
la cavidad
de mi cuello
te nombra
te produce
en mi mente
en este sueño de
irme vos y yo
lejos
montada en tus ojos
caminando 
en el barro
donde nadie nos
sepa 
así 
bailarte
cerquita
la cumbia que anhelás.